viernes, diciembre 26, 2014

Pérdidos en el MVP (Minimum Viable Product)

Esta va a ser la historia de como una buena idea se complica lo suficiente como para no llevarse a cabo en el corto plazo, y como alguien sabe de ella y la  ejecuta con lo mínimo, ganando la puesta de bandera.

Hace algún tiempo atrás  participé de los procesos creativos de un emprendimiento. Bando buscaba integrar salas de ensayo con bandas, y si bien es cierto el mercado al que apuntaba es sumamente acotado, la idea podía dar cabida a otros desarrollos. Finalmente me excluí del proyecto (otra historia).

Pocas semanas atrás mi gran amigo Gastón me comenta sobre BandAid, una aplicación para Android que es básicamente un directorio de salas de ensayo y tiendas de música en Santiago de Chile. Claramente al menos algo deben haber sabido de Bando, cosa que por lo demás no era demasiado difícil puesto que se hizo una campaña de publicidad bastante agresiva.


¿Dónde falló Bando y tuvo éxito BandAid?

El MVP de Bando, bajo mi perspectiva de informático, no era tan MVP. Buscaba cubrir demasiados requerimientos, siendo que para empezar bastaba resolver el tema de un directorio de salas de ensayo.

En este sentido me estoy volviendo un acérrimo partidario de la filosofía del lanzamiento temprano (release early). Lanzas un producto que resuelve puntualmente y de buena manera UNA necesidad (requerimiento), y SOLAMENTE UNA, vas recibiendo feedback y te obligas a seguir trabajando en tu producto. Quizás añadiendo nuevas características (features no bugs), y así tu lanzamiento temprano es la puesta de bandera, fuiste el primero.

Siendo el primero, lo primero (valga la redundancia) es que no van a decir que eres copia de otros.
Una vez que tu bola de nieve gana momentum, ya nada podrá detenerte, salvo cuando se termina la pendiente de la montaña, pero a esas alturas ya tendrá volumen, y habrá aplastado bastante en su camino.

El Mínimo Producto Viable (MVP)

Supuestamente es lo mínimo que esperas de tu producto. El problema radica precisamente en eso, es lo que TU esperas de TU producto, y ahí se pierde inmediatamente toda objetividad. Desde dentro uno tiende a esperar demasiado, como mínimo.

Los chicos de 37 Signals, los autores del libro Getting real y dueños de Basecamp, plantean precisamente el hacer menos para lograr más.

Con Basecamp vieron la complejidad de las herramientas de gestión de proyectos, las interpretaron como una seria deficiencia y decidieron simplificar al máximo la herramienta, y de paso el proceso.
Su motto es resolver UNA sola tarea, de manera sencilla, pero hacerlo de la mejor manera posible. La vida actual va tan rápido que no hay tiempo para complicaciones.

Entonces para definir tu MVP pregúntate:
  • ¿Qué tan simple es mi idea?
  • ¿Qué tan simple es llevarla a cabo?
  • ¿Qué tan simple es escalarla?

Y eso pasando por alto las capacidades de tu equipo, porque tu equipo puede ser sumamente capaz, y puede resolver problemas infinitamente más complejos. Todo radica en la simplicidad.

Y si es simple, sobretodo tratándose de sistemas de información, hablará por si  solo, será intuitivo de usar, será preferible a otros sistemas similares y más complicados.

Mi experiencia inmediata

Mi esposa me planteó su necesidad de hacer un listado de tareas para organizar las actividades de su día a día. Recordé el plugin Full Calendar de jQuery, le pregunté si algo así le serviría y me dijo que sería genial tener algo así.

Ahí tengo la idea de una aplicación.
Sin duda hay miles de productos similares, mucho más maduros y completos, y probablemente con infinito más tiempo dedicado que  lo que quiero hacer.

Mi checklist

  1. La idea va a comenzar en eso un calendario y un formulario simple para agregar tareas, así de simple y no más que eso. 
  2. Cuando resuelva lo primero, recién me voy a preocupar de agregar extras. Por cierto el diseño preliminar tiene que ser aprobado por mi cliente.
  3. Evaluar si se van a agregar extras. probablemente ni siquiera sea necesario.
Si complico mi idea lo más seguro es que ni siquiera la lleve a cabo, y sacando cuentas alegres es más menos una tarde de trabajo, lo que tampoco es tanto.
Mínimo esfuerzo para dejar contenta a tu esposa, créanme, eso no tiene precio :D

Publicar un comentario