martes, enero 09, 2018

Eventos y autogestión: Ojalá no se equivoquen

Este sábado 6 de enero recién pasado tocamos junto a mi banda Sin Cielo, en un evento autogestionado denominado Construye telaraña. Finalmente el evento salió adelante, sin embargo hubo muchas cosas que; al menos a mi; me dejaron con la sensación que no se hicieron bien.

Cuando recibimos la invitación nuestras primeras dudas fueron:

  • Fecha y lugar del evento
  • Bandas participantes, y estilo de las mismas.
  • Backline disponible; vale decir que equipos iban a estar disponibles para que utilizaran las bandas que iban a tocar en el evento.

Lo único de lo que había claridad era la fecha y lugar, el Galpón de la Juana, en la comuna de Conchalí. Una vez allá nos dimos cuenta que no se trataba de un recinto, sino más bien un área abierta, techada, aledaña a una multicancha y a una calle.
Durante la semana se iban a definir las bandas participantes, que a priori incluían a algunas bandas de rock, e intérpretes de "trova". Y sobre los equipos disponibles, en un principio nada, irían consiguiendo  los equipos entre las mismas bandas participantes. Ya en ese momento nuestras expectativas del evento empezaban a ser bajas, sobretodo por el tema del equipamiento, tanto así que una semana antes incluso dudamos de nuestra participación.

No es que seamos Rock Stars, pero incluso habiendo sido invitados a participar lo mínimo que esperas es contar con lo básico; léase al menos 2 micrófonos para la voz,  2 amplificadores para guitarra, 1 amplificador de bajo, una batería. Al confirmar el backline disponible, la organización señaló que faltaba un amplificador de guitarra, pero que "Aún hay tiempo para conseguir otro" (a un día del evento).
En alguna parte de las conversaciones se les preguntó porqué no arrendaban lo que faltaba, solicitando el apoyo monetario de quienes participaran, a lo que respondieron que era  "un evento autogestionado, y preferían conseguir los equipos con quienes participaran".

Sobre el tema de conseguir y facilitar equipos, es complicado, ya que en mi caso particular, dispongo de algunos equipos, sin embargo sin conocer a nadie salvo al gente de mi banda, no puedo llegar y confiar, menos cuando no hay una voluntad manifiesta de hacerse responsable en caso que llegaran a dañar un equipo.
Imagino que parte de esta particular filosofía de "autogestión" era ver esos temas sobre la marcha.

Otra consulta que hicimos fue el orden en que se presentarían las bandas e intérpretes participantes, básicamente si tienes 10 participantes, y el evento empieza a las 5 ó 6 de la tarde, para poder sacar un cálculo de cuanto tiempo dispone cada banda para tocar, y a que hora te vas a presentar en el evento. En principio no hubo respuesta, y finalmente dijeron que 1ero tocarían quienes no requerían de amplificación (show acústico, presuntamente los intérpretes de "trova") y luego las bandas.
Respecto a la hora de llegada nos citaron a las 2 de la tarde "para poder ayudar a armar". Llegamos tipo 3 de la tarde, y nos encontramos con otros chicos que si llegaron a las 2PM, quienes nos comentaron que "no dejaron que los ayudaran".

Supuestamente al llegar temprano también podríamos a hacer una buena prueba de sonido. La verdad es que si no dispones del equipamiento necesario difícilmente podrás hacer una buena prueba de sonido...
Nota al margen: No hubo prueba de sonido...

El evento comenzó a eso de las 4 de la tarde, casi a  las 5. Nos dimos cuenta que faltaba un amplificador de guitarra, o mejor dicho sólo disponían de un amplificador mediano, el otro amplificador disponible era un amplificador "de habitación" (10 watts con suerte). 

Y aquí es donde terminaron de revelarse los problemas de la organización.
Cómo no existía un orden a priori para las bandas e intérpretes, la presentación se hizo "en la medida que aparecían". Los "trovadores" estaban todos atrasados y hubo momentos muertos en el evento. Después de un rato de incertidumbre le planteamos a uno de los organizadores si podíamos hacer nuestra prueba de sonido, ya que dado que les faltaba un amplificador de guitarra tendrían que ver como microfoneaban el mini amplificador, un problema que iban a tener ya que al menos otra banda  más entre las participantes (aparte de nosotros) tenía 2 guitarras en su formación.

Cuento corto, nuestra prueba de sonido se convirtió en nuestra presentación, ya que la gente prendió cuando empezamos a tocar. No tocamos nuestro playlist completo y nos bajamos con una sensación de haber estado en un "ensayo con público".

Lo malo:
(tristemente lo más fácil de apreciar en las circunstancias de este evento)
  • Mala organización (perdonable si fue el 1er evento que organizabas).
  • No se contaba con el equipamiento mínimo (perdonable si hubieran tenido la disposición de conseguirlo, vs esperar del cielo la buena voluntad de alguien).
  • El único micrófono dispuesto para la voz falló durante todo el evento (imperdonable).
  • No había orden dispuesto para los participantes (imperdonable). Si no hubiéramos tocado en el momento que lo hicimos, seguramente hubieran tenido que cortar las presentaciones de otros para poder dar tiempo a todos. ¿Mala organización? OK admisible, pero tampoco puedes ser tan al lote.
  • Seguridad ciudadana llegó a terminar el evento (imperdonable).

Lo bueno:
(ya que no todo puede ser malo)   

  • Sacaron adelante el evento, a pesar de todo.
  • El apoyo del público. OK, bandas  apoyando a otras bandas, más los familiares, más amigos cercanos, más los borrachines locales, más los perritos, pero apoyo al fin y al cabo.
  • El ambiente generado. El hecho de poder interactuar con otros músicos y bandas y poder abrir la posibilidad de organizar cosas en conjunto es, por si solo, valorable.
  • La oportunidad de darse a conocer. Nosotros, como Sin Cielo, no somos una banda conocida. Supongo que será el caso de varios de quienes participaron de este evento. Hubo gente que no nos había escuchado nunca, que estuvo presente, nos puso atención y disfrutó de nuestra música.
Puntos notables:
  • La niña de pelo rosado que cantó con su guitarra, a la que los borrachines que le cambiaron el coro de su canción.
  • Los borrachines que aplaudieron, cantaron y gritaron con todas las bandas.
  • Los perritos que se acercaron a acompañarnos.
  • Cerveza polaca a CLP$500.
  • El campeón que llegó con su amplificador, tocó una canción de Los Bunkers, terminó, tomó su amplificador y se fue.
  • Las salvadoras sopaipillas.

Pero no se equivoquen, en este contexto la buena autogestión no es sólo sacar adelante un proyecto (evento musical), y conseguir los equipos sin pagar ni un peso a terceros.
Es (entre  un millón de cosas más) poder transmitir un mínimo de seriedad a los participantes, lo que se traduce en confianza hacia la organización, y el deseo de participar en otros eventos del mismo comité.

Nosotros salimos con sentimientos encontrados de este evento. Lo que es claro que frente a cualquier invitación a tocar y presentarnos como banda, las preguntas base van a seguir siendo las mismas:

  • Fecha y lugar del evento
  • Bandas participantes
  • Backline disponible
Publicar un comentario