viernes, noviembre 08, 2013

Clonando máquinas virtuales Linux

Una tarea relativamente habitual cuando se trabaja con entornos de desarrollo virtualizados es tener que agregar máquinas adicionales. Y para "ahorrarnos trabajo" (créanme que es sólo una falsa ilusión), utilizamos como "base" alguna otra máquina que ya tenemos creada y funcionando.
El problema: Hay alguna cosas que no se nos pueden olvidar, sino lo más probable es que nada funcione como esperamos.

Identificación de la máquina

Típicamente vamos a querer que cada nueva máquina tenga un nombre a lo menos descriptivo, que sirva para saber en que proyecto la tenemos.
En clones de máquinas Linux de sabor CentOS, o Red Hat (o similares), el nombre de la máquina está en el archivo /etc/sysconfig/network

En clones de máquinas Linux de sabor Debian, o Ubuntu (o similares), el nombre de la máquina está en el archivo /etc/hostname, pero además será necesario cambiar la referencia en el archivo /etc/hosts de modo que el IP 127.0.1.1 apunte al nuevo nombre.

Para que los cambios sean efectivos será necesario reiniciar la máquina virtual.

Configuración de red

Por una práctica más bien propia (mucho dirán que es de viejo mañoso), me gusta asignarle IPs fijos a las máquinas. Por ello al clonarlas reinicio la MAC de cada máquina virtual (lo que genera una MAC aleatoria), y utilizo una configuración de 2 tarjetas de red, una NAT y la otra virtual.

Lo primero será borrar el archivo /etc/udev/rules.d/70-persistent-net.rules que hace referencia a la MAC de la tarjeta de red de la máquina clonada (original).

En clones de máquinas Linux de sabor CentOS, o Red Hat (o similares),lo siguiente es editar los archivos /etc/sysconfig/networking/devices/ifcfg-eth*  borrando las líneas que hacen referencia a la MAC y la UUID.

Luego deberán reiniciar y sus máquinas virtuales estarán listas para jugar.

Si alguien tiene algún dato adicional o alguna corrección que agregar, pueden hacerlo en los comentarios.
Publicar un comentario