miércoles, julio 21, 2010

Cicleteando a la pega

Hace pocos días me regalé una bicicleta eléctrica. Las pocas personas que se torturan a diario siguiéndome por Twitter o en Facebook fueron los primeros en enterarse:

Mi nueva chancha, una #bicicleta_electrica #Enviro #Evora_II ... on Twitpic

Obviamente fue una decisión bastante pensada, y muy justificada (auto-justificada por cierto, al igual que todos los juguetes que a veces nos regalamos).

Mis razones:
  • Me aburrí del TranSantiago (costos, gente, etc.)
  • Siento cierto compromiso con el planeta, quiero bajar mi huella de carbono, tengo intenciones de contaminar lo menos posible (tendiendo a cero contaminación)
  • No siento necesidad de un auto (aún)
  • Necesito hacer un mínimo de ejercicio

Por sobre un scooter; incluso por sobre un scooter eléctrico:
  • No requiero más de 30 km de velocidad máxima
  • No pretendo sacar licencia para motocicletas en el corto, ni mediano plazos
  • No me atrae incorporar a mis gastos la revisión técnica, ni el permiso de circulación
  • En la ausencia de ciclovías puedo ir contra el tránsito, y en caso extremo sobre la vereda (ambas opciones bajo una extrema responsabilidad y cuidado, cosas que tengo de mis tiempos de ir desde La Florida al cerro San Cristobal)

El único contra que le voy viendo es el TIR. Claramente no es favorable, la inversión se recupera muy a largo plazo, por lo que salvo razones muy similares a las mías, no recomiendo esta compra, al menos no al bolsillo medio. Como me dijo el profesor Eugenio Bravo "Es por eso que la gente sigue prefiriendo la bencina", aunque...

Saquemos las cuentas con precios aproximados (y siendo optimistas):
  • Ida y vuelta en micro (diarios): $1.000.- (equivalente a 40 km de viaje)
  • Costo de una carga completa de batería (aprox.): $50.- (equivalente a 40 km de viaje); ahorro diario de $950.-
  • Costo de una bicicleta eléctrica (promedio): $300.000.-

Muy a grosso-modo, la inversión de la bicicleta se recupera en poco menos de un año, y hay que considerar que las baterías de plomo tienen una vida útil de más o menos 1 año y medio, y un costo de más o menos $75.000.-

Después de un año recién conviene, ya que recién conviene la inversión. Y eso suponiendo usar la bicicleta 40 km diarios los 365 días del año.

Versus una con motor Mosquito.
  • Ida y vuelta en micro (diarios): $1.000.- (equivalente a 40 km de viaje)
  • Costo de un estanque lleno (aprox. 2 litros de bencina): $1.400.- (equivalente a 60 km de viaje aprox); para efectos de la comparación y por regla de tres: viajar 40 km costarían $933.-, ie un ahorro diario de $67.-
  • Costo de una bicicleta eléctrica (promedio): $200.000.-
La bicicleta se termina de pagar en más o menos 8 años, pero la inversión inicial es $100.000.- menor (en promedio). Y la mantención es supuestamente más barata (no hay que comprar baterías cada 1.5 años).
Obviamente no conviene, o conviene harto menos.

Antes mis viajes en locomoción colectiva iban sazonados de música, un poco de lectura, gentes y animalitos de las más diversas especies, algunas cosas que decidí sacrificar. Sería irresponsable de mi parte conducir con audífonos, por ejemplo. En ese sentido tengo suficiente entretención en la viaje manteniendo mi atención en el camino, tocándole la bocina a los peatones que caminan por las ciclovías, o insultando a los conductores de autos que estacionan sobre ellas.

Antes eran 30 minutos de viaje cargados de una mermelada de situaciones. Hoy son 40 minutos (si no agarro muchos semáforos) de aventura :)
Publicar un comentario