sábado, enero 24, 2009

De vuelta al pasado


Pasando por un proceso de renovación de ciertos equipos que utilizo, todo partió con la búsqueda de unos archivos *.wp (Word Perfect) en los que tenía escritas las letras de unas canciones. Debo confesar que tuve una época oscura donde escribí canciones de amor, entre muchas otras barbaridades.

Aparte de esos archivos, aún tengo extraviados otros donde tenía otras cosas escritas, pero esas, a pesar de que en cierto sentido me duele darlas por desaparecidas, puedo asumir la pérdida. Hay cosas que bajo cierta perspectiva es preferible olvidar.

Sin embargo las canciones si me interesaba poder recuperarlas, y como buen cachurero que soy, como necesitaba unas cajas para guardar unas cosas, bajé a la bodega y aproveché de ver si es que encontraba los originales. ¡Y los encontré! Incluso estaban algunos manuscritos. Y lo peor es que siendo en ese entonces tan metódico para ciertas cosas, hay una hoja donde tengo la cronología de los escritos (eso hasta a mi me sorprendió, considerando que estamos hablando de hace al menos 15 años atrás). 1994-1998, de hecho el siglo pasado....

Lo mejor/peor de todo, es que recordaba cada acorde (que curiosamente no tome las precauciones de anotar junto a la letra de los temas) de las canciones. Muchas de esas canciones tienen letras con las que uno debiera cortarse las venas de manera transversal, otras dejan mucho que desear en cuanto a la rima y los acordes usados, las menos están increiblemente elaboradas (no porque lo diga yo). Ha sido simpático desempolvar recuerdos de aquellos tiempos en que tenía pelo, un viaje al pasado no sólo cargado de canciones, sino también de cuentos, informes, cuadernos con materias de ingeniería, documentos de levantamiento de requerimientos, revistas, cancioneros, cartas de amigos de los que nunca volvía saber, boletas, y muchas cosas que de una u otra manera atesoro.
Claramente tarde o temprano deberé destinar tiempo a volver a recorrer este pasado sombrío y luminoso, y muy por seguro muchos de esos papeles seran desechados (suspiro).

Es el precio de vivir con la facultad de poder mirar hacia atrás y ver tu propio camino recorrido.
Publicar un comentario