jueves, abril 19, 2007

Trabajo en equipo

Hace algún tiempo me vine a enterar, prácticamente por rumores de pasillo, que el equipo de mi antiguo trabajo se fue desarmando poco a poco. Primero se fue la secretaria de recepción, una semana después me fui yo. Tiempo después otro buen compañero se fue también, y al poco tiempo otra de las personas del área de desarrollo fue despedida. El área comercial tuvo un par de cambios, gente que se fue, gente que se movió a otros cargos.

Ahora que lo pienso fue el momento preciso para haberse cambiado.

En aquel entonces, trabajé en equipo, pero el destino y la poco visionaria gestión de los escalones superiores en la pirámide, determinó que terminara trabajando solo. Terminé siendo mi propio equipo, con los pros y muchos más contras que eso significó.
La muerte de Carlitos, la no renovación de contrato de mi amigo Gustavo, y la tardía contratación de Andrea (a quien contrataron solo después de que yo diera aviso de que me iba), fueron factores decisivos. Muy distinto hubiera sido si no me hubieran cargado tanto la mano, faltó demasiada visión.

Al final, se cumplió lo que muchos me mencionaron al saber que me iba, "Los buenos nunca duran mucho aquí y terminan yéndose a trabajar a otras empresas".

Aquí, en mi nueva empresa, el equipo está bien formado. Gente muy capaz, con conocimientos avanzados en la plataforma sobre la que se desarrolla, con un espíritu de equipo. Todos estamos comprometidos (de una u otra manera) con la causa común, y avanzamos hacia el mismo lado.
En este caso es simple, somos pocos, de haber roce entre nosotros, estaría peleada la mitad de la empresa y no es la idea.

Sin embargo somos solo la mitad del equipo formal. La otra mitad, oriunda de una multinacional de cierta empresa de telefonía con una torre muy muy alta, es la cara visible de los proyectos. Y aunque con quienes lidiamos no son tantos, para ellos el concepto de Trabajo en Equipo es sinónimo de "Yo cuido mi culo".

Semanalmente hay un reunión, y se ha vuelto mala costumbre que el día previo SIEMPRE HAY PROBLEMAS. Y empiezan las cadenas de correos repartiendo mierda culpas a diestra y siniestra. Al final nada funciona, todo está malo, no hay nada hecho, no se cumplen los compromisos, esta es buena: "Los insto a tomar conciencia de que no estamos en la senda correcta. Requerimos correcciones importantes en nuestro proceso de desarrollo de SW." y "No es culpa nuestra".

Y supuestamente "somos un equipo".

La clave del éxito del trabajo en equipo es precisamente eso, el TRABAJO EN EQUIPO. Eso implica directamente saber reconocer los errores, logros y responsabilidades de cada parte. Y además implica lo que quizás es más importante, un equipo se apoya, si alguien se cae otro lo ayuda a pararse, no pasa por el lado y le patea tierra a la cara.

Probablemente peque de ingenuo/iluso, pero quiero creer que es un problema puntual de algunos chiitas, o a lo más producto de la mala influencia de las directivas extranjeras, o simplemente la idiosincracia de esta empresa, y que no es inherente a la cultura chilensis.

En el peor de los casos, que junto a los honorables lectores, seamos quienes marquemos la diferencia.



Otra historia medianamente relacionada:

Al margen, un gran amigo me comentaba un día lo que le sucedió en su trabajo. El es constructor civil, lleva a su cargo varias obras y trabaja con muchos maestros de la construcción. Una vez terminada la obra el estaba haciendo trabajo de oficina y le tocó atender a casi todos los maestros. Todos querían hablar con él, a ver si los podía considerar para la obra que se viene. Le resultó curioso como todos querían trabajar con él como jefe. El secreto es la postura del lider.

Tratando de hacer eco de sus palabras (apelando a mi único bit de memoria siempre en cero): "Un jefe no tiene que ser un sargento que solamente dé órdenes, y de mala manera. Un buen jefe debe ser un general, carismático, que organice a las tropas y les asigne las funciones y responsabilidades conforme a las capacidades de cada soldado."

Ese equipo funciona y es ese el perfil de jefe, o incluso de compañero de trabajo, al que le debería admiración.
Publicar un comentario