jueves, diciembre 28, 2006

Penúltimo día

Mi cuenta regresiva ya llega a su fin, hoy debo hacer la última capacitación programada para el personal de la empresa que quedará a cargo de los temas que estaba viendo yo. Sinceramente se les viene difícil, pero como siempre, lo más diplomáticamente correcto es no buscar culpables responsables.

Han pasado muchas cosas buenas, no puedo quejarme más de lo habitual y si lo hago es de lleno, la navidad fue una tranquila cena en casa de mi polola, allá en la V región, junto a mis perros (casi como si fueran mis hijos adoptivos) Don Boa y Simón. Tengo taladro y herramientas, con lo que podré restaurar el comedor, un pantalón y otras sorpresas aún no reportadas. El taxímetro dejó de correr para la inmobiliaria, y ciertos asuntos legales que me tenían inquieto también se solucionaron. El balance parcial parece ser bueno.

Por cierto, no tuve tiempo para desearle una Feliz Navidad a los honorables lectores, pero aprovecho este humilde espacio para desearles lo mejor para el 2007, aunque internamente la mayoría sabemos que es un simple cambio de folio no más y que la celebración no deja de ser algo netamente simbólico.
Personalmente si puedo repartir abrazos todo el año, mejor no dejarles ese placer únicamente para los 1 de Enero, pero en fin.

Como siempre, algo pasará :)
Publicar un comentario