viernes, diciembre 22, 2006

El profe Santa

La otra modalidad es demasiado demandante en tiempo, así que, en consideración a los lectores más pitis, vuelvo a escribir usando el teclado.

Empezó diciembre y empecé una cuenta regresiva. Se vinieron una serie de cambios en los que incluyo mi futuro nuevo lugar de trabajo, y en la oficina ya hay una candidata a reemplazarme en algunas de las cosas que he hecho. Esperemos que sean concientes y que no la dejen sola, los proyectos son bastante grandes como para requerir equipo de trabajo (contra la mala usanza de optar por los ejercitos de un solo hombre).

Y dentro de mis responsabilidades finales está la de capacitar al personal del área de desarrollo, de manera de hacer un traspaso oficial de conocimiento y así no tener que hacerle consultorías futuras a la empresa (aparte que les voy a cobrar re caro en caso de). Particularmente esta semana ha sido la de las diapositivas. He tenido que preparar por lo bajo 4 presentaciones, 2 para la pega y 2 para la universidad. De hecho las de la U fueron hechas en tiempo record y si me fue bien (como espero me haya ido) definitivamente el hacer presentaciones sería otra de mis "gracias".

Las de la pega en realidad en cuanto a diapositivas no tuvieron mucho brillo, pero en cuanto al contenido y las demos fueron 3 horas en que se supone que los presentes aprendieron a utilizar las herramientas que se les puso a su disposición. Y aún me quedan 2 presentaciones más, tristemente mucho menos simples y de un nivel de detalle técnico áspantoso.

Fuera de eso, ya hay cortinas en el departamento, poco a poco va tomando forma (las fotos parece que las seguiré debiendo hasta nuevo aviso), faltan algunas alfombras que se vuelven necesarias para proteger el piso flotante y obviamente un lugar donde puedan sentarse las visitas.

El año ha sido duro, pero no por eso no menos bueno.
Publicar un comentario